GORDIOLA

EL SELLO ARTESANAL Y LA IMPORTANCIA DEL APOYO A LA CULTURA LOCAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los vidrios de Mallorca, como así se conocen a los Gordiola, siguen creándose como le enseñaron a sus antepasados en Murano, soplándolo y logrando formas y colores únicos y siendo conscientes que forman parte de la historia y la cultura de las islas. Y ese amor por la artesanía también se ha trasladado a la protección del Medio Ambiente y a reducir todo lo posible los consumos tanto en los procesos productivos como en las materias primas. Aunque algunas de sus lámparas ya cuelgan en los hoteles más exclusivos de la isla, al ser el proceso de producción 100% artesanal hace que cada producto sea único, completamente flexible con respecto a colores, tamaño y forma, pudiendo atender los requisitos específicos hasta en los detalles más pequeños. La idea es mantener las líneas de producción inalteradas pues la forma tradicional de operar presenta una buena relación con el medioambiente y una importancia histórica que aporta gran valor al vidrio de Gordiola.

Gordiola es más que una empresa familiar. Desde 1719 mantiene su tradición artesana de crear piezas de vidrio y es toda una institución en las Islas Baleares. Gordiola, que recoge botellas de la restauración local y sigue las normativas y las innovaciones para reducir emisiones, entrará en el mundo de la hotelería con piezas únicas, artesanales, históricas y sostenibles de la mano de ECO-ONE.

Esta fábrica de vidrio, que acaba de cumplir 300 años de vida, es una de las marcas artesanas más antiguas de la Baleares y la cuarta de España, recibiendo también el nombre de vidrios de Mallorca, pues forma parte de la cultura e historia de la isla. Gordiola recibió el nombramiento a la candidatura de Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad de la UNESCO.  Y al mismo tiempo, el gran desafío para Gordiola yace en el consumo energético del horno de fundición, ya que para moldear el vidrio se deben alcanzar temperaturas de hasta 1200ºC. Donde antiguamente usaba carbón y petróleo, ahora emplea gas natural, recurso que genera las mínimas cantidades contaminantes. También la leña empleada en el horno de mantenimiento proviene de limpiezas forestales locales para la prevención de incendios. A su vez emplea una gran porción de vidrio usado, obtenido de hoteles y restaurantes de la zona, dándole una segunda vida al vidrio que además reduce la temperatura de fusión de la mezcla.  Los contaminantes medidos en el foco de inspección (el hornillo de elaboración) en condiciones de producción de 100% se encuentran bajo el amparo de la acreditación ENAC.

Un antepasado de la familia Gordiola viajo a Murano, lugar donde se desarrollaron las primeras técnicas del vidrio soplado, se casó con la hija de un maestro vidriero y entró como aprendiz en su horno. Una vez obtuvo los secretos de las composiciones, temperaturas de fusión y tiempos, regresó a la Mallorca e implantó sus hornos, hoy conocidos como Vidrios Gordiola. Hasta hoy, los maestros vidrieros han seguido modelando con el aire de sus pulmones y la delicadeza de sus manos el vidrio soplado de Gordiola.

SOBRE GORDIOLA
Lámparas, vajillas y otros elementos de decoración, fabricados a partir de vidrio reutilizado proveniente de restaurantes locales. Hace 300 años que los hornos de vidrio soplado de Gordiola se mantienen encendidos, siendo hoy candidatos al Premio Nacional de Artesanía y a Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Consigue ahora el diagnóstico gratuito
para tu hotel